Cuando visitaba a mi abuela Zoila Luz...
después de hacer un recorrido por toda la casa viendo los "Retratos de las paredes", las "Tasitas de Porcelana", que me encantaba tanto sacarlas del aparador para jugar a la "cocinita" (no rompí ninguna), mi abuelita me llevaba a su dormitorio, todo muy amplio como las casas antiguas, su Cama, su Tocador, y en una repisa la bella imagen del "Sagrado Corazón de Jesús", siempre alumbrado, y ese inmenso Ropero de Roble que me llamaba tanto la atención, por que lo veía tan pequeño para las cosas tan grandes y llenas de recuerdos que ella me enseñaba.
Sacaba sus Alhajas, cada Anillo, cada Pulsera tenía su historia,..
sus Carteras, sus Zapatos, sus Cajitas de Recuerdos, amarradas con cintas de colores, eran las Cartas de Amor que mi abuelo le escribía.
Y al final sacaba una Muñeca, era de trapo pero con sus Brazos, sus Piernas y Carita de Polcelana, Muñeca con la que ella jugaba cuando era niña, ella me decía que era para mí cuando sea grande, yo replicaba... pero si tú la tenías cuando eras niña, por qué quieres que yo la tenga cuando sea grande? ella me contestaba... por que no quiero que la dañes, yo la guardaba para cuando tubiera una hija, pero Dios no me la dió, por eso la guardé para una de mis nietas, y te he elegido a tí, para cuando tengas tu primera hija le digas ésta historia, le dés la Muñeca, también cuando sea grande... y así pasará de Generación en Generación.
(Lástima que cuando ella murió, nadie me dió "Mí Muñeca".)
Luego pasabamos a la ventana... ella se sentaba en un banco alto y yo me paraba en un banco pequeño, mirando la gente pasar, ella me decía...
A ver mi "Lengua de Patillo" que más quieres saber hoy?...



Mis Recuerdos de Infancia...
Cecill Torres Villar.
Visitantes desde Noviembre 28, 2000
Copyrigth 1993-2003 © Cecill Torres Villar. Reservados todos los derechos.
1940